logoLas-transparente-01

 

Laboratorio de Arte Sonoro es un colectivo orientado al desarrollo de proyectos en el ámbito del Arte Sonoro, específicamente relacionados con el Paisaje Sonoro y la Música Experimental.

Sus principales objetivos son la investigación y el registro del Paisaje Sonoro como patrimonio inmaterial de diversos contextos culturales de Chile; el desarrollo de métodos y acciones innovadoras que se combinen con las diferentes realidades socioculturales locales; la producción de instalaciones sonoras y audiovisuales, la creación musical para medios y artes escénicas y la realización de talleres, seminarios y encuentros relacionados con las prácticas en torno al sonido como eje vinculante.

Laboratorio de Arte Sonoro está integrado por los artistas y compositores Graciela Muñoz Farida y Cristián López Sandoval, en colaboración con Centros de Investigación, Colectivos de Arte, Universidades, Artistas Visuales y del Arte Sonoro en Chile, Latinoamérica y Europa.

 

Laboratorio de Arte Sonoro colabora y mantiene vinculos de cooperación mutua con:

  • Fundación Phonos, Universidad Pompeu Fabra, Barcelona, España
  • Sons de Barcelona, Music Technology Group, Universidad Pompeu Fabra, Barcelona, España
  • Orquestra del Caos, Barcelona, España
  • Centro de Estudios Latinoamericanos, Facultad de Humanidades, Universidad de Valparaíso
  • Carrera de Música, Facultad de Humanidades, Universidad de Valparaíso
  • Off The Record, Santiago de Chile

 

(+) Etnografía Sonora

(+) Volver al inicio

Humedal Río Cruces, Valdivia, Chile

 Registro del Paisaje Sonoro del Humedal Río Cruces, Valdivia, Chile, 2014

 

El presente trabajo, es parte de los resultados de la expedición etnográfica “Registro del Paisaje Sonoro del Humedal Río Cruces, Santuario de la Naturaleza Carlos Anwanter, XIV Región de los Ríos”, realizada en febrero de 2014 y que contó con el apoyo del Doctor Milton Jiménez, del Instituto de Ciencias Ambientales y Evolutivas de la Facultad de Ciencias de la Universidad Austral de Chile, quien facilitó a nuestro equipo las instalaciones de la Estación Experimental Bosque San Martín para la realización de este proyecto.

Como es ya sabido, una de las principales motivaciones del Laboratorio de Arte Sonoro es ir al encuentro y relacionarse con espacios medioambientales que hayan estado, estén o pudiesen estar en riesgo de transformaciones irreversibles debido al cambio climático o la intervención humana.

En el año 2004, se comenzaría a hacer evidente que el Santuario de la Naturaleza Carlos Anwandter era víctima de uno de los mayores desastres ecológicos de la historia reciente del país. La señal más importante del desastre fue dada justamente por la muerte y migración masiva de las aves más emblemáticas del Santuario: los cisnes de cuello negro, producto de la contaminación de las aguas con deshechos industriales.

Del promedio aproximado de 5.000 individuos que existieron en el Santuario en el año 2003, según datos de la UACH, a marzo de 2005, sólo quedaban 160 y las muertes registradas alcanzan a 350. Esta cifra excluye a los individuos que pueden haber muerto en las zonas de poca accesibilidad del santuario (80% del humedal), por lo que el total de muertes aumentaría al menos a 1000. El fenómeno detonó la emergencia en la ciudad de Valdivia de un movimiento ciudadano que exigió explicaciones y medidas preventivas de un daño aún mayor.

La Estación Experimental Bosque San Martín es una reserva de 300 hectáreas donde coexisten el bosque nativo con el humedal, generando un espacio medio ambiental rico en flora y fauna, variedad de ecosistemas acuáticos continentales, además de zonas de hualve ( áreas bajas de inundación y pantanosas con cubierta boscosa). Esta conexión entre el humedal y el bosque circundante multiplicó nuestras expectativas y fue determinante en la toma de decisiones de cómo enfrentar el trabajo de campo y en particular, de la recogida de muestras sonoras.

Coincidimos en la idea de hacer grabaciones contextuales del paisaje sonoro, que dieran cuenta de una gama temporal lo mas amplia posible. Para ello decidimos cartografiar la zona y dividirla según características propias de cada sector. Realizamos expediciones de reconocimiento del terreno, momentos en donde realizábamos ejercicios de escucha, grabaciones focales y decidíamos el lugar exacto donde emplazar las grabadoras. Las grabaciones de estos paisajes sonoros fueron fragmentadas en registros realizados al amanecer, medio día, atardecer y noche. El registro sonoro, estuvo apoyado por notas fotográficas de cada locación.

Cada mañana se retiraban las grabadoras de los emplazamientos elegidos, se vaciaba su contenido a computadores, se revisaban las grabaciones y se volvían a emplazar en nuevos sitios. Mientras esto ocurría, se exploraba en la siguiente locación obteniendo nuevas grabaciones focales y notas fotográficas. Al ir revisando diariamente las grabaciones obtenidas, pudimos dimensionar la sorprendente sonoridad del lugar, su espacialidad y profundidad de campo, en un tiempo continuo que se pliega en pequeños y fugaces eventos, generando texturas aleatorias e irrepetibles, en momentos rugosas en otros lisas, que se engruesan y adelgazan según el devenir del tiempo del bosque.

Creemos que las grabaciones obtenidas dan cuenta de esta totalidad sonora, que no tiene un revés ni un derecho, un arriba o un abajo, un adentro o un afuera y que nos regala una experiencia sonora que se abre en nosotros tanto como en torno a nosotros, permitiéndonos estar al mismo tiempo afuera y adentro.

Esta reflexión se conecta anempáticamente con la realidad de los capos aledaños a esta reserva, donde se observan vastos territorios donde el bosque nativo fue reemplazado por grandes plantaciones de eucaliptos para uso industrial.

 

 


Realizado en Febrero de 2014 por Laboratorio de Arte Sonoro:

Investigación: Graciela Muñoz y Cristián López / Registro sonoro: Graciela Muñoz, Cristián López, Sebastián Tapia y Daniela García / Fotografías: Graciela Muñoz y Daniela García

 

Nuestros agradecimientos a Mylthon Jiménez Castillo, Ecólogo Funcional Vegetal del Instituto de Ciencias Ambientales y Evolutivas de la Universidad Austral de Chile.

 

Grises_Fondo para el Fomento de la M£sica Nacional

 

Este Proyecto contó con el financiamiento de:

(+) Volver al inicio

Los Ñadis

Para escuchar los registros sonoros dar click en el círculo (contenido requiere FlashPlayer)

 

Saltón del río Baker: sector Los Ñadis

Carretera Austral entre Cochrane y Caleta Tortel/Villa O’Higgins

El día 24 de Noviembre de 2011 luego de un largo recorrido a través de la carretera austral arrivamos a Cochrane donde debíamos encontrarnos con Lyli Schindele, mientras compartiamos un café nos entregó las coordenadas para llegar a su “Refugio Río Ñadis” segundo emplazamiento de nuestro viaje donde se ubica el llamado Saltón del Baker.
Por la tarde llegamos al Refugio donde fuimos amablemente acogidos por Rosendo Sánchez quien nos esperaba enterado de nuestra visita.

En este sector de Los Ñadis el Baker adquiere una forma ensanchada de gran majestuosidad y mas bien silenciosa situado entre la pradera Los Ñadis y Campo de hielo norte. Aquí realizamos un registro contextual del lento pasar del río que nos daba la sensación de una gran profundidad, lo mirábamos desde arriba puesto que las aguas lentamente han ido erosionando y socavando el terreno blando de las paredes que lo encausan, del mismo modo realizamos grabaciones diurnas y nocturnas en los alrededores del río, por el día la lluvia, el viento y el graznido de las bandurrias proponían un nuevo escenario acústico donde el Baker se replegaba a un segundo plano sonoro en una profundidad casi silenciosa. La noche se posó como una gran bóveda sobre el valle de Los Ñadis, nos sorprendió el inquietante vaciado sonoro que realzaba el lento pasar del Baker al fondo del valle y lejano como un resplandor sonoro asemejable a un ruido blanco.

El día 26 de Noviembre de 2011 y luego de una gran tormenta partimos al sector del Saltón del Baker. A caballo y guiados por Rosendo a través de un sendero usado por los pobladores del sector, cruzamos bosques de coigue y ñirre, praderas abiertas y arroyos, siempre a orillas del Río Baker. Nos acompañan las cordilleras cubiertas de nieve y hielo, las bandurrias, teros y otras aves silvestres. Después de aproximadamente 2 horas ya sentimos el trueno del agua del Río Baker que choca contra las rocas en su lecho angosto. Dejamos aquí los caballos en un bosque y nos acercamos a pie a los rápidos del río: “El Saltón”.

Tomamos el tiempo necesario para realizar el registro sonoro al borde de El Saltón, fotografiar, sorprendernos con las horadadas rocas del lecho que parecían lamentarse, tomar las coordenadas y disfrutar de este paisaje sonoro impresionante, donde el estruendoso pasar del río fragmentaba las conversaciones que infructuosamente intentábamos entablar, no podíamos dejar de escucharlo, el río era el personaje principal.

Mientras una de nuestras máquinas registraba El Saltón, subimos camino a pie alrededor de 15 minutos hasta el “Corte San Carlos” y realizamos una grabación en movimiento siguiendo a Rosendo quien iba despejando la selva de un sendero que a ratos se cortaba con generosas caídas de agua. El Corte San Carlos es un sendero construido en una gran muralla de roca a un costado del Saltón. Este impresionante obra de pioneros culmina en un corto túnel en las vertiginosas alturas, allí permanecimos un momento rodeados de un paisaje sonoro-visual maravilloso.

(+) Volver al inicio

Caleta Tortel

Para escuchar los registros sonoros dar click en el círculo (contenido requiere FlashPlayer)

 

Desembocadura del Río Baker en el Océano Pacífico: Caleta Tortel

El día 25 de noviembre de 2011 llegamos a Caleta Tortel que es el poblado más austral de la Región de Aysén con alrededor de 500 habitantes, tiene una superficie de 20.390 km² y se ubica a 462 km al suroeste de Coyhaique (Capital regional). Su estratégica ubicación es entre los Campos de hielo Norte y Sur (unos 4.000 km² de glaciares comunales) aquí desemboca el Río Baker, y se encuentra el famoso Golfo de Penas. Su accidentada geografía se divide en una zona archipielágica con infinitud de islas, canales y estuarios, y otra, de escarpadas cordilleras coronadas por glaciares, cortadas por estrechos valles.

Llegamos al lugar a través del tramo sur de la Carretera Austral, dejamos nuestro vehículo a las afueras del poblado ya que aquí todo es peatonal y fluvial. Era un día especialmente lluvioso y frío, el viento se imponía con fuerza y más tarde se transformaría en nuestro principal obstáculo. Tuvimos que esperar la escampada de la lluvia y el viento en una hostería en medio de esta Caleta donde sus calles han sido reemplazadas por pasarelas de madera de Ciprés de las Guaitecas. Una vez pasada la tormenta nos dirigimos a nuestros cometidos: grabar la desembocadura del Río Baker y obtener muestras del sonido contextual de Caleta Tortel. Situamos la grabadora en un extremo de la Caleta donde se puede apreciar la unión del río y el océano, un paisaje visual fragmentado en archipiélagos y un paisaje sonoro de gran espacialización y profundidad de campo delimitado por un leve y reiterativo oleaje percibido desde la orilla. Luego de unas horas nos trasladamos siguiendo la ruta de las pasarelas que se extienden y bifurcan por los rincones de Caleta Tortel, realizamos tomas de sonido en movimiento (travelling), caminando por las pasarelas sobre agua y helechos fuimos testigos del tranquilo transitar de sus habitantes que nos saludaban amables. Decidimos hacer una parada en la plaza principal que se constituye como una extensión de las pasarelas a modo de refugio techado, lugar de encuentro y centro cívico. Allí registramos el paisaje sonoro de Caleta Tortel. Fijamos la grabadora y nos sentamos a esperar, mientras el tiempo transcurría, no podíamos dejar de pensar en la espacialización de los eventos sonoros que se sucedían con grandes lapsos de silencio, un gallo cantando a lo lejos, una pequeña embarcación saliendo de la Caleta, unas muchachas conversando…

Este espacio sonoro nos muestra la vida del lugar, un poblado situado en el extremo austral del país, un tiempo particular y único en donde los contextos causales de sus sonidos reflejan un pausado devenir.

Caleta Tortel fundada el 28 de Mayo de 1955, es el principal centro poblado de la Comuna de Tortel, fue declara Zona Típica el año 2011 por su singular arquitectura y estilo de vida. Su clima templado frio y lluvioso, una naturaleza indomable y el trabajo de la madera han ido construyendo el carácter e identidad de su gente. Esta zona fue recorrida desde tiempos prehistóricos por los nómades canoeros Kawaskar, hoy prácticamente extinguidos. El primer extranjero en avistar este territorio sería Hernando de Magallanes en 1520, nominándolo “Tierras de Diciembre”. En los siglos XVI y XVII se suceden 12 expediciones españolas en busca de la “Ciudad de los Césares” intentando evitar una ocupación inglesa.

(+) Volver al inicio

Puerto Bertrand

Para escuchar los registros sonoros dar click en el círculo (contenido requiere FlashPlayer)

Nacimiento del Río Baker: Puerto Bertrand

El día 23 de Noviembre de 2011 partimos desde Coyhaique por la carretera austral rumbo a Puerto Bertrand, una villa de aproximadamente 270 habitantes, ubicada 137 kilómetros al occidente de Chile Chico y 270 kilómetros al sur de Coyhaique, en la ribera oriental del Lago Bertrand, lago que recibe las aguas del General Carrera y que a su vez da origen al caudaloso Río Baker. La localidad, rodeada de montañas y bosques de lenga, está precisamente en el sector sur del Lago Bertrand, donde el Baker tiene su nacimiento. Recorrimos el poblado buscando un lugar donde pasar la noche, preguntando llegamos a la casa de don Anselmo Soto quien nos recibió y nos brindó hospedaje en su cabaña desde donde pudimos apreciar el color turquesa de las aguas del Lago Bertrand. Mientras su esposa nos cocinaba un almuerzo nos relataron la historia y la vida del lugar, el Baker era un motivo recurrente.

Por la tarde nos dirigimos a nuestro primer emplazamiento: el nacimiento del Río Baker. Caminamos hacia las afueras del poblado, cruzamos un breve tramo de bosque desde donde ya podíamos oír la sonoridad estruendosa del Baker. Por fin estábamos en el comienzo de nuestra travesía etnográfica deslumbrados por su enorme caudal de significativa amplitud sonora. Hablar de la naturaleza nos podría resultar quizás algo fácil, solo observar y hablar de ella, pero estar aquí en el inicio de una larga travesía en torno a este significante Río nos transforma, el ruido de su agua nos penetra y se queda en nosotros para siempre, nos cambia, dejamos de ser nosotros mismos hasta el punto que nuestro sonido interior se funde con el grito de este Baker impetuoso de Puerto Bertrand y que al final de nuestro viaje, ya de regreso lo definiríamos como un eterogéneo vagar a veces impetuoso y a veces calmo, a veces oscuro y a veces claro, profundo y delgado.

Decidimos empezar la grabación, situamos las máquinas a un costado del río con el fin de obtener una primera muestra contextual que diera cuenta de la totalidad del espacio acústico. La sonoridad de las aguas se entremezclaba con los sonidos del bosque haciendo difícil reconocer los límites de esta escena audiovisual.

Como segunda etapa realizamos caminatas desde la carretera, cruzando el bosque y hasta el río, logrando una percepción auditiva que permite reconocer los recortes aleatorios de la naturaleza, eventos que son percibidos por una sola vez y que desaparecen en el devenir total de la sonoridad. Este tipo de registro que recoge la geografía sonora de un emplazamiento, constituye parte importante de la metodología etnográfica a desarrollar puesto que brinda al oyente la posibilidad de re-escuchar cada detalle de una totalidad que la grabación ya ha recortado de la naturaleza.

Finalmente realizamos grabaciones focales de los rápidos del Baker chocando en sus orillas rocosas. Después de varias horas de trabajo y entrando la noche comenzó una leve lluvia que más tarde se haría torrencial. Emplazamos las máquinas al interior del bosque pero siempre a un costado del Baker y programamos grabaciones nocturnas contextuales a las 21:00 hrs., a las 03:00 hrs. y a las 05:00 hrs. por lapsos de dos, una y tres horas respectivamente.

Así concluye nuestro primer registro del paisaje sonoro del Río Baker y nos disponemos a continuar viaje hacia el sector de Los Ñadis.

(+) Volver al inicio

Río Baker

Registro del paisaje sonoro de la cuenca del río Baker, XI Región de Aysén, Chile.

El presente proyecto tuvo como propósito ir al encuentro del patrimonio inmaterial sonoro de la cuenca del Río Baker, XI Región de Aysén, Chile, utilizando la grabación en terreno como herramienta principal de conservación y registro. Este eje etnográfico elegido, de rica diversidad biológica y cultural, alberga, como nicho ecológico, un paisaje sonoro único e irrepetible: 175 km de longitud con diversos paisajes fluviales originados por los cambios que experimenta el recorrido del Baker en combinación con numerosos afluentes, un enorme caudal que oscila entre una significativa amplitud sonora y una silenciosa profundidad, estructuras naturales originadas por la acción de las aguas sobre las paredes rocosas, abundancia de especies biológicas, comunidades y hábitats, son algunas de las características espaciales que generan diversos y relevantes escenarios acústicos.

El criterio para el registro del patrimonio sonoro de la cuenca del Río Baker, basado en los conceptos de escucha contextual y escucha focal no es una cuestión únicamente sonora y mucho menos, únicamente estética. Uno de los objetivos principales de este proyecto es dar cuenta de la particular relevancia medioambiental y antropológica de este contexto y la preservación y difusión de su patrimonio sonoro.

Una metodología de valoración del paisaje sonoro, como cualquier método de análisis debe ajustarse a la especificidad del contexto que constituye el área de estudio, en este caso se trata de la valoración de los paisajes sonoros de la cuenca del Río Baker, XI Región de Aysén, que es un territorio dotado de una diversidad de paisajes acuáticos, cuyas particularidades como escenarios acústicos naturales, expresiones espaciales de la geografía, entornos de vida y recurso natural los transforman en base fundamental de la identidad de sus comunidades y del país entero.

Las tomas de sonido se llevaron a cabo de forma parcial (escucha focal) y de forma contextual (paisaje sonoro) con grabadoras de terreno que fueron ubicadas en distintos puntos de los emplazamientos elegidos y programadas para grabaciones nocturnas y diurnas por lapsos de una o dos horas cada tres horas, asimismo se realizaron tomas en movimiento (travelling) donde se recogieron cápsulas de sonido diurnas por lapsos de hasta media hora, estos recorridos estaban determinados por las condiciones en cuanto a senderos transitables cercanos al río, algunos de ellos creados por los propios habitantes de cada emplazamiento.

Lo anterior nos hace posible abarcar variados episodios dentro de una temporalidad definida, así también, este ejercicio nos permite recoger datos acerca de los cambios que se producen aleatoriamente en un espacio determinado y nos revela los distintos escenarios sociales, culturales y medioambientales presentes en nuestro país.

La ruta a lo largo del Río Baker contempló los siguientes emplazamientos:
1. Nacimiento del Río Baker: Puerto Bertrand [+]
2. Saltón del Río Baker: sector Los Ñadis [+]
3. Desembocadura del Río Baker en el Océano Pacífico: Caleta Tortel [+]

Se obtuvieron coordenadas de cada emplazamiento a través de un GPS, se generaron documentos escritos, fotográficos y videográficos de los paisajes sonoros con el fin de argumentar las condiciones observadas y construir un archivo etnográfico con los antecedentes recopilados. A partir de los archivos sonoros de esta expedición se editaron cápsulas de corta duración para su almacenamiento en internet, se trabajó con procesos no invasivos como de normalización de la amplitud y fragmentación.

Los resultados de las muestras recogidas permiten apreciar y dan cuenta de la riqueza y magnitud de la cuenca del río Baker y de su particular geografía sonora. Es difícil pensar en una posible intervención brutal con la instalación de mega centrales hidroeléctricas que harían desaparecer para siempre su invaluable patrimonio sonoro y medioambiental no sólo para sus habitantes sino para el mundo entero.

puerto bertrand-01     losnadis-02     tortel-03

 

Este proyecto fue realizado por :  L A S – Laboratorio de Arte Sonoro
– Investigación y registro en terreno: Cristián López Sandoval y Graciela Muñoz Farida
– Edición: Cristián López Sandoval, Graciela Muñoz Farida y Sebastián Tapia Núñez

Nuestro especial agradecimiento a Peter Hartmann quien comprendiendo la importancia de este proyecto nos acogió y facilitó los vínculos necesarios para su realización. Ponemos a disposición de Patagonia Sin Represas este trabajo que sin duda se suma a otras iniciativas en favor de salvaguardar el patrimonio y la riqueza de la Patagonia chilena. Asimismo, agradecemos la colaboración de Rosendo Sánchez y Elisabeth Schindele quienes nos recibieron en su Refugio Río Ñadis.
Por otra parte, agradecemos el apoyo de los etnógrafos españoles José Manuel Berenguer y Carlos Gómez quienes nos aportaron información relevante a partir de su vasta experiencia de trabajo en terreno.

(+) Volver al inicio

Grupo de Expedición Etnográfica

Grupo de Expedición Etnográfica
Un proyecto de L A S, laboratorio de arte sonoro

Tiene como propósito ir al encuentro del patrimonio inmaterial en diversos contextos culturales de Chile y Latinoamérica, atendiendo la naturaleza de su devenir y de sus propias transformaciones.

Muchos de estos contextos están siendo seriamente amenazados, principalmente por intervenciones humanas que generan cambios irreversibles en el ecosistema afectando la vida, la naturaleza y la diversidad cultural.

Para ambos escenarios, hemos elegido como herramienta principal el registro sonoro o recorte de la realidad, para la preservación y difusión del patrimonio sonoro, como también su posterior empleo en proyectos artísticos y de investigación.

humedal-ets-01   baker-ets-01

 

(+) Tánger/Barcelona/Chiloé/Valparaíso

.

(+) Volver al inicio
.

Esculturas Sonoras

Esculturas Sonoras: Cuerpo, Espíritu, Sonido
Un proyecto de L A S, laboratorio de arte sonoro, realizado por Graciela Muñoz Farida

Durante una residencia artística en música electroacústica, que realicé en Fundación Phonos de Barcelona, conocí a Cristina Vidal-Quadras de Lewin Richter, profesora de música, iniciadora, heredera y propulsora de una nueva filosofía pedagógica a través de las esculturas sonoras de Bernard Baschet. Tuve allí la ocasión de descubrir las esculturas sonoras Baschet, de utilizar y estar en contacto con las formas extraordinarias de los materiales y experimentar con las vibraciones de aquellos instrumentos, de aquellas esculturas, que permiten generar un universo sonoro maravilloso y onírico.

Recibí de parte de Cristina Vidal-Quadras, el manual de construcción de esculturas sonoras, un instrumento Baschet y el apoyo incondicional para iniciar en Chile, un proyecto artístico-pedagógico de diseño y construcción de esculturas sonoras, que a partir de los modelos Baschet se adecuen a nuestra realidad y contexto cultural.

El proyecto Esculturas Sonoras, pretende ubicar esta idea en escuelas y universidades por medio de talleres de construcción y creación musical.

La idea de resignificar nuestra realidad sonora a partir de la reutilización, por ejemplo, de elementos urbanos, naturales o reciclados, para la construcción de objetos sonoros, nos permite escuchar el sonido de la materia, uno de los aspectos importantes de la filosofía de las esculturas sonoras.

[scrollGallery id=1 thumbsdown=true]

[audio:http://laboratoriodeartesonoro.cl/lab/wp-content/uploads/2012/03/esculturas.mp3|titles=esculturas|autostart=yes]

(+) Volver al inicio